Síndrome de Dolor Regional Complejo

Apertura:
Esta audiovisual sobre el síndrome de dolor regional complejo ha sido  producido para usted por el Centro de Recursos del Departamento de Dolor en Medicina Interna y Cuidados Paliativos del Centro Médico Beth Israel, ubicado en la Ciudad de Nueva York, con el generoso apoyo económico de la Fundación Mayday.

Síndrome de dolor regional complejo.  Lo que usted debe saber.

¿Alguien le ha dicho que usted tiene distrofia simpática refleja o causalgia ?  Si éste es el caso, usted padece del síndrome de dolor regional complejo.

¿Qué es el síndrome regional complejo?

Es un dolor crónico que ocurre usualmente después de una lesión.  Se caracteriza por la presencia de dolor, cambio en la circulación sanguínea y transpiración e inflamación en el área afectada.  También puede haber cambios en su piel, huesos y otros tejidos.  En ocasiones es difícil mover la parte del cuerpo afectada por el dolor.

El síndrome de dolor regional complejo usualmente afecta los brazos y las piernas.  Pero puede afectar cualquier parte de su cuerpo.  Puede ser progresivo. Esto significa que puede empeorar en alguna parte del cuerpo o que puede extenderse a otras partes del cuerpo también.  La lesión que puede provocar un síndrome de dolor regional complejo puede ser casi insignificante.  Algunos pacientes no pueden recordar si han tenido o no una lesión.

Si el problema ocurre como consecuencia de una lesión en la piel, huesos, articulación o músculo, esta condición se llama distrofia simpática refleja o síndrome regional complejo tipo uno.  Si la lesión afecta un nervio principal, entonces la condición se llama causalgia o síndrome regional complejo tipo dos.

Antes los doctores pensaban que el síndrome de dolor regional complejo era causado por un problema de los nervios que se llaman "simpáticos". Estos son los nervios que controlan el tamaño de los vasos sanguíneos, la sudoración y otras funciones de su cuerpo.  Ahora los doctores saben que el síndrome de dolor regional complejo es causado por otros problemas del sistema nervioso.  Aunque algunos pacientes mejoran cuando se bloquea el sistema nervioso simpático otros no presentan mejoría alguna.

¿A quién afecta el síndrome de dolor regional complejo?

Nadie sabe porqué algunas lesiones causan el síndrome de dolor regional complejo.  Algunos expertos opinan que hay una cierta predisposición familiar en los pacientes que sufren este problema.  También se piensa que el haber estado bajo mucha tensión nerviosa en el momento de ocurrir la lesión, puede ser un predisponente para desarrollar el síndrome.  Otros opinan que la causa es el no usar por un tiempo prolongado la  parte del cuerpo afectada; por ejemplo si ha estado enyesada o inmovilizada.  Pero en realidad nadie sabe la causa.

¿Cuáles son los síntomas?

Estos son los síntomas que los doctores usan para decidir si usted tiene el síndrome de dolor regional complejo:
1)             Dolor que es constante o casi constante.  Frecuentemente se siente como quemazón.  Puede haber sensibilidad de la piel, de tal manera que la ropa, el viento, baja temperatura o tocándola suavemente, puede empeorar el dolor.
2)             Tener algunos de los siguientes síntomas en el área del dolor: Hinchazón
Cambios en la coloración de la piel.
Temperatura de la piel que no es normal, y sudoración más, o bien menos, abundante.

Otros síntomas que son comunes incluyen la dificultad para mover la parte del cuerpo donde está el dolor, temblor, depresión, ansiedad y problemas para dormir.  Algunos pacientes tienen cambios en el área dolorida que se llaman cambios tróficos.  Estos incluyen afinamiento de la piel, tejidos o músculo, fragilidad de los huesos o cambios en la forma de crecimiento del pelo o las uñas.

Cada paciente que padece del síndrome de dolor regional complejo tiene síntomas diferentes.  Los síntomas pueden cambiar de minuto a minuto o de hora a hora.  Su doctor hace el diagnóstico de síndrome de dolor regional complejo basándose en cómo usted describe los síntomas y en lo que encuentre durante el examen físico.

Tratamientos para el síndrome de dolor regional complejo.

El síndrome de dolor regional complejo no se cura con un solo tratamiento.  Sin embargo, muchos pacientes encuentran que sus síntomas mejoran mucho cuando se hace la terapia adecuada.  Cada paciente responde diferentemente a cada tratamiento.  Su doctor tal vez tenga que tratar varios terapias diferentes en combinaciones diferentes hasta encontrar la que es más adecuada para usted.

Su doctor puede recomendarle que tome medicinas del grupo de los antiinflamatorios, corticoesteroides, anticonvulsantes, antidepresivos o derivados de la morfina.  Posiblemente usted tenga que tomar varias medicaciones a la vez para obtener el mayor alivio posible.

Otro tratamiento se llama el bloqueo nervioso simpático.  La mayoría de los pacientes con síndrome de dolor regional complejo necesitan al menos un bloqueo. Algunos pacientes experimentan una mejoría dramática.  Si usted no obtiene una buena mejoría con el bloqueo, probablemente no debería continuar esta terapia.

Muchos pacientes encuentran que la rehabilitación física y la terapia ocupacional son beneficiosas.  Un programa de rehabilitación física que incluya estiramiento corporal, aumento del tono muscular y gimnasia aeróbica le ayudará a recuperar amplitud de movimientos, tono muscular y control motor del área afectada. Es una parte muy importante del tratamiento.

Hay pacientes que experimentan mejoría del dolor después del bloqueo simpático pero no dura por mucho tiempo.  En este caso, su doctor le puede recomendar una simpatectomia.  Esto significa interrumpir los nervios simpáticos que van hacia la parte del cuerpo afectada, mediante cirugía o inyectando medicación.  Otras formas de tratamiento incluyen acupuntura, estimulación eléctrica de los nervios a través de la piel (TENS),  estimulación de la espina dorsal, o infusiones dentro de la espina dorsal.

Los pacientes que experimentan dolor causado por el contacto de la ropa, viento, frío o como consecuencia de tocar la piel suavemente, podrían beneficiarse  mediante técnicas de desensitización.  Se frota la piel con diferentes materiales, comenzando con texturas suaves y luego progresando a texturas ásperas e irritantes.  Con la repetición del contacto la piel se acostumbra a las texturas ásperas.  Con el tiempo el paciente llega a tolerar el contacto de la ropa, sabanas o toallas.

Esperamos que este segmento le haya proporcionado suficiente información básica sobre el síndrome de dolor regional complejo.  Recuerde, como hay tantas alternativas de tratamiento disponibles, tiene que mantener las esperanza de que su problema puede mejorar.